“Algunas cosas las vi, otras las descubrí y otras las soñé. Pero mis sueños son tan importantes como todo lo que adquirí furtivamente.

Más importantes, porque son lo intuitivo en su estado más puro.

Sin ellos, los hechos no son más que una especie de despojos, como cuentas sueltas de un collar. Los sueños son tan veraces y manifiestos como las verjas de hierro de Francia, que centellean negras en la lluvia. Más veraces, quizá.

Son el esqueleto de toda realidad.”

JAMES SALTER

Juego y distracción” (1.967)

 

Dicen que la Libertad no es más que un estado mental. Y debe ser verdad.

De todos los sueños que he ido adquiriendo a lo largo de mi vida, ahora tan sólo me quedo con uno. Y con todas mis fuerzas. El principio de algo que es desconocido aún para mí.

Por pura casualidad, el jueves pasado leí el horóscopo de mi signo en el periódico:

“Más liberal que nunca antes, no sólo se sale de la rutina sino del protocolo… La “gaviota” que vive en usted quiere volar.”

Es curiosa la vida.

Anuncios