Hoy es 1 de diciembre, Día Internacional de la Lucha contra el Sida.

Las imágenes corresponden a una de las campañas Anti Sida que se hacen en el resto de Europa, ésta en concreto en Alemania, hace ya bastantes años. La guardé porque me pareció fantástica. Lema: “Sexo Sin Cabeza“.

Lo que me llamó la atención y me gustó de esta campaña es que realmente, sin edulcorantes, victimismos o sutilezas, se asume que la gente practica sexo; sexo con o sin su pareja, dentro o fuera de casa, en el trabajo, de día o de noche, y que eso es un hecho. Nada se habla de transmisiones, infecciones, virus, E.T.S., embarazos no deseados, etc.

Hablamos de follar, y disculpen la expresión, pero que hay que follar con cabeza. Punto. Me parece una campaña genial, de las más inteligentes que he visto, pese a las buenas intenciones de todas.

Hoy en día todo el mundo sabe del Sida. Hasta los presentadores de televisión, no sólo los que hacen magacines sino todos los que presentan un telediario, enarbolan en sus solapas el consabido lazo rojo.
Y eso es bueno, qué duda cabe…

Descubierto hace 30 años.
30 millones de personas han muerto desde entonces.
40 millones de infectados por VIH en todo el mundo. De esos 40 mill., el 44,3% son mujeres y un 5,75% son niños. En África, el 75% de los jóvenes con VIH son mujeres. La OMS revela que la vía sexual es la forma más habitual de contagio; el 75% de los nuevos casos se deben a relaciones sexuales sin protección. El 55% de los contagios se producen en relaciones heterosexuales.

En España, entre 120.000 y 150.000 personas están infectadas por el virus del VIH y uno de cada tres infectados desconoce ser portador. Se estima que en este país se producen entre 3.500 y 4.500 nuevos contagios del virus al año. En 2011, se detectaron 2.763 nuevos casos.

Eso son datos. Y aunque sean sobrecogedores, y un día como el de hoy se propaguen a través de los medios de comunicación, y en la calle te encuentres a miles de personas que luchan, y hagas tu aportación económica, y te pongas en lazo, y hables del tema en tu trabajo, y hables del tema con tus hijos, tus alumnos, tus vecinos…… la experiencia me demuestra que los “Días de…” tienen la memoria de los peces. 3 segundos.

Nunca me he hecho la prueba del VIH. Algo tan simple como un análisis de sangre en tu centro de salud habitual. ¿Para qué? ¿Por qué voy a hacérmela?. A mí no me va a tocar.
Pues el Ministerio de Sanidad ha lanzado un llamamiento a la población para que se hagan las pruebas del VIH, ya que en cifras se estima que habrá unos 35.000 españoles que son seropositivos, y NO LO SABEN.

Es duro hablar del Sida. Cuando surge el tema me gusta recordar que solemos mentirnos a nosotros mismos, pensando que el virus se ceba con los drogadictos, las prostitutas, los infectados por transfusiones, los yonkis, los chaperos, los puteros, los promiscuos, los maricones de cuarto oscuro y parque solitario, el polvo inesperado en el lavado de una discoteca a las 5 de la mañana con alguien de quien ni siquiera recuerdas la cara…

Pero también el Sida nos ha privado de personas como Jaime Gil de Biedma, de Manuel Piña, de Isaac Asimov, de Rudolf Nureyef, de Néstor Almendros, de Robert Mapplethorpe, de Reinaldo Arenas, de Hervé Guibert, de Michel Foucault, de Gia Carangi, de Dick Bogarde, de Miles Davis, de Freddy Mercury, de Antonio Vega, de Keith Haring, de Liberace, de tantos y tantos otros…..

Existen muchas formas de lograr que el uso del preservativo se convierta en un acto reflejo para las personas decentes. Con buenas campañas, claro. Bajar a la calle y a lo más común del ser humano, el instinto sexual.
Pero para eso hace falta imaginación. Y valor. Y dinero, claro.
Y meterle por la boca un pepino a Benedicto equis uve palito cada vez que hable sobre el asunto. O directamente acusarle de Crímenes contra la Humanidad por fomentar, promover y vanagloriar el NO USO del preservativo, justamente donde son más vulnerables e indefensos, el Tercer Mundo. Miles de muertes de niños y adultos que se podrían haber evitado, de niños que nacen condenados a morir por el llamado contagio vertical, madre-hijo durante la gestación, la inocencia pura. Sobre tu conciencia queden esas muertes, pedazo de cabrón. Si la tienes.

 

Anuncios