Facto Delafe y las flores azules

Grabado en un plano secuencia sin un sólo corte, de los que a mí me gustan, “durante” la vida real, con la gente corriente en bicicleta o andando que se queda observando…. ¿Cuál ha sido el presupuesto de este videoclip….? Está rodado en el camino que va desde Sant´Adriá a Badalona, discurriendo al lado de las vías del tren, en un entorno urbano e industrial. Es una canción de amor, sin necesidad alguna de almíbar. Porque no la necesita.

Me encanta la voz de este tipo, no canta en realidad, habla, susurra, sin elevar la voz siquiera, modulando sus cuerdas vocales con la música. Qué me gustan los diferentes, los especiales…. Se llama Oscar D´Aniello. Ella, Helena de Miquel.

Este videoclip de la canción “Mar el poder del Mar” ganó el premio Diba en Barcelona (2006), quedó segundo en la lista de la revista Rockdelux de clips nacionales en 2005 y fue finalista en el Concurso Nacional de video-clips, ZonaZine, en el Festival de Cine Español de Málaga. (vía Wikipedia). No me extraña.

Me da igual si esto se llama Hip Hop, Trip Hop, Rap europeo o lo que sea… Era la banda sonora de un anuncio para TV de El Corte Inglés allá por 2008, supongo que anunciando que ya llegaba la primavera a sus tiendas, y también recuerdo estar en casa con la tele encendida sin estar echándole el mínimo caso y de repente oír esta canción, quedarme quieta y girar la cabeza hacia el televisor para saber de dónde venía este sonido. Benditos publicistas.

Por aquél entonces el grupo se llamaba Facto Delafé, tenía varios componentes y se separaron al tiempo, quedándose la mitad con Facto, y Oscar y Helena con Delafé. Ahora se llaman Delafé y las flores azules, que también tócate…. Estaba incluida en un disco llamado “El Monstruo de las Ramblas”, (2006) con el que obviamente, me hice.

Parte como lento, melancólico, con un fuerte realismo en la imagen y casi rayando en lo cursi, ella caminando con un ramo de flores y diciéndole que le quiere, pero luego llega él, le roba el ramo y la canción explota en un surrealismo envolvente y maravilloso.

Pon a tope esta canción conduciendo por la lisa explanada de campos dorados llena de impresionantes generadores eólicos que te lleva a Tarifa, con las ventanas bajadas y dejando entrar el viento en tu cara. Es felicidad. Un instante de felicidad.

 

 

Para quién quiera observar hasta dónde puede llegar el surrealismo de este tipo peculiar y con talento, recomiendo ver el vídeo de una canción llamada “El Indio“. AQUI

O este otro, aún más surrealista, rodado en Río de Janeiro, “Me río por no llorar“. AQUI

Nunca está todo inventado.

Anuncios