patricia-velasquez

Nosotras mujeres
de piernas anchas
y caderas pronunciadas
de pechos en pecho
llenas por dentro de vida
de cuevas donde tejen los Dioses
sus creaciones.
 
Nosotras
túneles anchos
por donde circulan sueños y canciones
niños que van y vienen por el mundo
o gozos desenfrenados.
 
Nosotras las mujeres
con los ojos brillantes
abiertos de par y par
suaves y dulces como las sandías o el mango
encantadoras de serpientes
trampa para los hombres que
mueren cada vez que piensan poseernos.
 
Nosotras que los amansamos con los ojos
y los derretimos con la lengua.
 
Nosotras llenas de pasión
dueñas de lunas y mareas
soberanas absolutas de los vientres fecundos
madres invictas de la belleza.
 
Nosotras cerebrales, inteligentes, valientes
regalo para este mundo absurdo
que aún no entiende nuestro sino de lámparas
¡Celebrémonos!
Cantemos nuestras torres, nuestras almenas inexpugnables.
 
No nos aquietarán
estemos o no estemos ocultas
conspiramos
somos las del secreto
las que sabemos
que el mundo nos espera
que estamos destinadas
a salvarlo
y a romper para siempre
el hielo, las tormentas
y derramar el verde de nuestros brazos y piernas
para abrazarlos
y destetar la historia
que ha querido mordernos.

 

Poema de Gioconda Belli, poetisa y novelista nicaragüense, opositora al régimen de Somoza, encarcelada, exiliada y refugiada política.

Descubierto gracias al magnífico blog de Libelia, que por supuesto, recomiendo.

Anuncios