foto2

El viernes que viene es mi cumpleaños. Y aunque aún no tengo el 4 en mi cifra vital se empieza a acercar sigilosamente… Empiezo a escuchar cositas al respecto, y una de ellas es que todavía tengo tiempo de hacer muchas cosas antes de cumplir los 40, que me quedan todavía un par de años, que los aproveche.

Eso me ha dado pie a plantearme no ya qué “cosas se deben hacer antes de los 40″, que francamente no me interesa demasiado y se acabará pareciendo peligrosamente a un libro de Paulo Coelho, sino qué “cosas no he hecho nunca hasta ahora”. Por expreso deseo o por pura casualidad, sin motivo.

Límite 38, que me conozco… Son los años que llamarán a la puerta:

###

1.- Nunca he hecho una orgía. No sé qué hago con mi vida.

2.- Nunca me he rapado el pelo al cero yo misma con una maquinilla frente al espejo, al estilo Teniente O´Neil, aunque me moriré de ganas de hacerlo hasta que me muera.

3.- Nunca he hecho muffins ni cupcakes, y si alguna vez digo que he hecho tales cosas tenéis permiso para ahogarme en la bañera.

4.- Nunca he hecho nada sin pensar al menos un segundo en las consecuencias.

5.- Nunca me he tatuado. Ya tengo suficiente con el alma. Pero no lo descarto en absoluto, todo llegará. “Versión en pruebas” tiene muchas papeletas.

6.- Nunca he sido infiel. Lo más triste de todo es que, además, ha sido por falta de ganas.

7.- Nunca he ido a un partido de fútbol. A uno de baloncesto, sí. Y lo recuerdo como viajar tumbada encima del vagón del metro a toda velocidad por los túneles. Ensordecedor.

8.- Nunca me he metido una raya de coca. Ni cuando estaba bien visto.

9.- Nunca he hecho un sudoku. En general, los pasatiempos me parecen un invento de sistemas estalinistas que buscan alienar al ciudadano. Habiendo trillones de libros en el mundo… pa qué?

10.- Nunca me he emborrachado lo suficiente como para no recordar qué hice.

11.- Nunca he tenido sexo interracial. Por hacer el chiste, creo que elegiría un percebe; tienen el pene de mayor tamaño relativo a su cuerpo. Unas ocho veces.

12.- Nunca me he partido un hueso. Ni uno; la única escayola que conozco es la del techo. Tampoco me han dado nunca puntos en una herida. ¿Seré Supermán y yo sin saberlo?

13.-  Nunca supe solucionar el Cubo de Rubik. Unineuronal, por lo visto.

14.-  Nunca he ido al aeropuerto a coger el primer vuelo que salga a cualquier parte.

15.- Nunca me he deshecho de un libro sin sentirme al menos un poquito culpable. Para mí es un trance más duro que deshacerte de tus juguetes infantiles cuando llegas a la adolescencia. Siempre les he buscado alguien que pudiera quererlos cuando ya en casa iba a tener que salirme yo.

16.- Nunca he viajado sola, viajes de ocio, se entiende. Excepto en coche hacia la playa.

17.- Nunca me he liado con un profesor, y eso que la lista de amores platónicos docentes ha sido larga.

18.- Nunca he estado a punto de morir. Al menos, que yo me haya podido enterar.

19.- Nunca me he teñido el pelo. Ni teñido, ni hecho mechas, ni rizado, ni echado reflejos, ni decolorado, ni nada de nada. Tengo el mismo pelo con el que nací. Absolutamente virgen. Es curioso que todo el mundo me lo envidie, por cierto.

20.- Nunca he ido el primer día de Rebajas.

21.- Nunca he querido casarme. Con ninguna de mis parejas. Y las he amado mucho, muchísimo, no tiene nada que ver. No por nada especial, me da muchísima pereza, aparte de pensar en miles de cosas mejores en las que emplear el dinero. O a lo mejor es que no he dado con la persona.

22.- Nunca le he puesto las bragas en la boca a nadie en la primera cita.

23.- Nunca he jugado a ningún videojuego. Nada. Cero. Y no porque tenga nada especial en contra… no sé…

24.- Nunca le he pegado una patada en los huevos a alguien por más que se lo mereciera. Maldito autocontrol.

25.- Nunca he querido dejar de fumar. Realmente querido, no.

26.- Nunca he bebido Absenta. Y estoy loca por probarla, con todo su ritual del azucarillo. El Hada Verde de los bohemios del París de finales del XIX. A día de hoy está prohibida en Francia.

27.- Nunca me han llevado a comisaría. De hecho, la única multa de tráfico que me han puesto conseguí rebajarla in situ. Y no, no hice favores sexuales.

28.- Nunca he hecho hoy algo que pudiera hacer mañana.

29.- Nunca he vivido fuera del lugar donde nací. Tampoco trabajado. Lo asumo como una carencia. Todo eso lo he ido supliendo en la vida viajando.

30.- Nunca he fingido un orgasmo. Increíble según las estadísticas, pero cierto. No sé si es un defecto o una virtud, y además es algo que nunca he entendido muy bien. Pa qué?

31.- Nunca he tomado cereales en el desayuno. Ni kiwi. Voy de lujo.

32.- Nunca he evitado una conversación con un desconocido. En ocasiones, son las mejores del día.

33.- Nunca he sabido tirarme de cabeza a una piscina. Sí, muy lamentable. No tengo ese momento Esther Williams en mi vida, sino más bien momento Agüela bajando por la escalerilla o sentándome en el bordillo para dejarme caer dentro. Eso sí; toda glamourosa.

34.- Nunca he atropellado a un perro con el coche. El día que pase, dios no lo quiera, querré morirme.

35.- Nunca he sabido apreciar del todo el marisco. Me admira cómo la gente se vuelve loca por él.

36.- Nunca me he mordido las uñas. Es una gilipollez, sí, pero hay gente que dice que el mundo se divide así. Como lo de hacer el amor con calcetines o sin ellos.

37.- Nunca he perdido el móvil, ni las llaves, ni el bolso, ni la cartera. La dignidad sí, eso en múltiples ocasiones. Y aumentando.

38.- Nunca podré dejar el puto vicio de hacer listas. Droga más dura que el caballo para mí.

Bueno, de momento ya he elegido la canción para el día de mi trigésimo octavo cumpleaños. Para andar bailándola desde que me despierte hasta que acabe el día. Creo que si esta canción no te pone de buen humor, al menos, estás muerto.

Anuncios